OAXACA 68: ALIADOS Y  OPOSITORES.


Isidoro Yescas

No son pocos los políticos oaxaqueños del viejo régimen que jugaron el papel de opositores y hasta de esquiroles del movimiento estudiantil del 68, ya a nivel nacional, ya en la decena de entidades que, como el caso de Oaxaca, destacaron porque allí la movilización estudiantil no solamente fue intensa sino también expansiva, en términos de sus impactos en lo  ideológico, político y organizativo.

La edición de la revista Proceso de esta semana destaca la forma en la que, desde años antes del 68, el PRI, vía Movimiento Juvenil Revolucionario, infiltró  en  UNAM a algunos de sus cuadros que con el tiempo ocuparon cargos de primer nivel en los gobiernos federal o estatal. Fueron los casos de los oaxaqueños  Heladio Ramírez López y José Murat Cassab. Aunque cada quien por su lado, ambos jugaron el papel de “espías” del gobierno de Díaz  Ordaz  y promotores de conflictos “artificiales” . Y ambos también se vincularon desde entonces con quien sería factor clave en el arranque de su carrera política:  el Secretario de Gobernación  en 1968 y luego Presidente de la  República, Luis Echeverría Alvarez.

No fue el caso de  Norberto Aguirre Palancares que, como ya lo ha narrrado la escritora Elena Poniatowska, fue uno de los principales intermediarios entre el gobierno de GDO y los líderes estudiantiles del 68 para obtener la libertad de varios presos políticos ( “Aguirre Palancares y reforma agraria”, en La Jornada, julio-22-2018).  El propio académico y político oaxaqueño, nacido en Pinotepa Nacional, sería víctima de las intrigas palaciegas urdidas por Luis Echeverría para descartarlo como candidato del PRI a la presidencia de la república.

La misma escritora ha escrito sobre otro defensor de presos políticos de esos años, al parecer originario de la región del istmo: Armando Castillejos Ortiz, prestigiado abogado laboralista, militante del Partido Comunista y cercano a Heberto Castillo.

En la UBJO se ubicaron dos bloques de corrientes y liderazgos  claramente diferenciados: quienes estuvieron con y a favor del movimiento estudiantil y los opositores. De ambos bloques  ya  Víctor  Raúl Martínez Vásquez pasa revista en su ensayo”El movimiento de 1968 en Oaxaca” publicado en el libro No se Olvida.

Sin embargo, lo que vale la pena  precisar es la mutación política y la vigencia de algunos de esos  ex activistas y líderes.

Del primer bloque dos nombres: Raúl Castellanos Hernández ,que fue de los primeros en treparse al carro de “ la revolución hecha gobierno” vía el impulso del exgobernador y luego Secretario de Educación Pública, Víctor Bravo  Bravo Ahuja. Y Heliodoro Díaz Escárraga, quien se mantuvo en las filas de la izquierda hasta fines de la década de los setentas, para cambiar de bando con el arribo a la gubernatura de Oaxaca de Pedro Vásquez Colmenares.

Del segundo bloque, Ernesto Miranda Barriguete, Manuel de Jesús Ortega Gómez  y Efrén Ricárdez Carreón  ya fallecieron; siguen vivos y han ocupado altos cargos públicos en los gobiernos federal y estatal, Raúl Bolaños Cacho y Sadot Sánchez Carreño . Todos  formaron parte de grupos antagónicos al movimiento estudiantil, como el Movimiento Juvenil Revolucionario (MJR) y Tribuna de la Juventud, de filiación priísta, o al Frente Estudiantil “Benito Juárez” y el Directorio Estudiantil.

Hasta ahora poco se sabe de los testimonios e interpretaciones de lo ocurrido en Oaxaca entre agosto y diciembre de 1968, y de sus otras expresiones a nivel estudiantil y popular en años posteriores, de estos actores.

Y cincuenta años después tal vez ya va siendo hora de conocer  esas otras historias, las que se originaron en la mutación política e ideológica, o de simple sobrevivencia, o  desde la cercanía con un  Estado  autoritario y represor y sus  diversas expresiones locales y regionales.

Twitter: @YescasIsidoro       Publicado en Noticias, Octubre 4 del 2018.